El origen del parka o anorak, como también es conocido, nos traslada directamente al norte. Esquimales y hombres del Polo vestían estos abrigos especialmente diseñados para protegerles del frío extremo y la humedad.

Con el paso del tiempo y la influencia de las modas, tanto el anorak, como el parka, han evolucionado, haciéndose más evidentes sus diferencias. 

Aunque ambos mantienen la capucha, como signo de identidad, el primero se caracteriza por incluir lazos en cintura y puños para un mejor ajuste; mientras, el parka es más largo, llegando hasta la rodilla, y suele estar relleno de fibra sintéticas que ayude a conservar el calor corporal.

En Silbon podemos encontrar versiones del parka, tanto en invierno, como en primavera. 


La parka ligera, de hecho, es una de las prendas estrella de los meses en los que las temperaturas son más moderadas.

Perfecta para el período de «entretiempo», la moda ha sabido adaptar la parka a las necesidades del día a día, al tiempo que ha refinado sus formas, para incluirla, incluso, en los estilismos dirigidos a eventos especiales.  Con más o menos bolsillos y ajustes, en forma de cremallera o botonadura, los diseños de este abrigo han bebido del entorno militar o el marinero.

En cuanto a los colores, podemos encontrar un amplio abanico, sin embargo, sólo una selección de ellos nos garantiza el match perfecto, en cualquier ocasión: azules, en distintas tonalidades, blancos piedra o beige y, por supuesto, un toque militar de la mano del verde.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *