“La clave del éxito está en creer en lo que haces, ponerle ganas, siendo sincero y real”.

Apenas 10 segundos hacen falta para percibir que, bajo la primera apariencia de chico humilde, existe alguien especial, diferente y único.


Esta sensación se acrecienta al comprobar que cada respuesta de Palomo Spain es más sincera que la anterior y carece de preámbulo. Y es que Alejandro Gómez Palomo, nombre real del diseñador, no tiene cara oculta ni nada que esconder. Reconoce estar encantado consigo mismo e incluso físicamente valora favorablemente su presencia masculina; por eso, cuando se mira al espejo se siente “bastante contento y orgulloso de sí mismo”.

Asegura el creador cordobés, nacido en Posadas, que la clave de haber conseguido el éxito en tan solo 2 años, desde que en 2016 presentara en Madrid la primera colección de su firma Palomo Spain, se debe a que ”cree en lo que hace y le pone ganas; siempre con un discurso novedoso, sincero y real”.

Sin duda, la voluntad de conseguir es un gran estímulo para lograr, pero Palomo parece venir con estrella, como si su destino estuviera claramente escrito y marcado en amarillo fluorescente, en un reglón de la primera página de un Best Seller.

portrairt-1

Este joven que desde niño se disfrazaba de niña y se sentía atraído por el interior del armario de su madre, crecía rodeado de una familia tolerante y sin prejuicios de género. La sexualidad nunca fue un problema y actualmente esta libertad se traduce en su estilo y determina su sello.

Sus padres nunca lo mimaron a pesar de ser hijo único. Siempre le exigieron buenas notas; le enseñaron el valor de las cosas, y la importancia del esfuerzo para conseguirlas y para lograr cualquier objetivo. Con estas directrices, a los 18 años marcha a Londres donde aprende, además de un perfecto inglés, que la exclusividad del ser humano está dentro de él. Desde entonces, Palomo consigue rescatar personalidades a través de un estilo con el que hoy en día se identifican personas de todo tipo, condición, edad y género.

Reconoce que Londres le hizo adulto y, hoy en día, forma parte de su ADN. París, otra de sus ciudades favoritas, la siente como el corazón de la belleza y la define como centro neurálgico de la moda.

Con tan solo 27 años, Alejandro se siente afortunado porque celebrities como Beyonce, Rosalía o Rossy de Palma visten sus diseños y reconoce que ver a “Los Beckham” con sus outfits, le divertiría mucho.

Pero sin duda, lo que realmente está sorprendiendo al diseñador es el valor terapéutico de su creación. Muchos jóvenes que sufren bullying o acoso, por ser diferentes razones, han encontrado en este diseñador el discurso que da sentido a sus vidas. Para Palomo, esto es algo de lo que aprender para llenar de contenido, significado y valor a su obra.

En Vogue América, lo definieron como el eslabón entre lo futurista y lo melancólico, algo con lo que cualquier persona se puede identificar con solo sentir y dejarse llevar por sus sensaciones. Y es que a Alejandro lo que de verdad le interesa es que “la gente de a pie sea capaz de llevar lo suyo. Quizás esta sea una de las razones por las que el creador valora de forma muy positiva la iniciativa “Made to Measure” de Silbon. Un concepto renovado de confección a medida con el que la marca apuesta por la democratización de la sastrería, para acercar la calidad y exclusividad del diseño a todo tipo de usuarios.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *