Tristán Domecq

Nada más cruzar el umbral de la casa de Tristán Domecq nos encontramos con una luz y una atmósfera especial y acogedora. Nos invade la sensación de que cada objeto ocupa el lugar adecuado, nada falta y nada sobra.


Continúa leyendo